[Alerta Defensoras] EL SALVADOR / Grupos anti-derechos intensifican campañas de estigmatización y discurso de odio contra feministas y defensoras que acompañan el caso “Manuela”.

Defensoras y organizaciones acompañantes del caso “Manuela”

Actividad
Derechos sexuales y reproductivos.

Los pasados 10 y 11 de marzo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos celebró la audiencia pública del conocido como “Caso Manuela”, una mujer salvadoreña que murió en prisión tras ser criminalizada y condenada a 30 años de cárcel luego de sufrir una emergencia obstétrica. En ese marco, grupos y personas anti-derechos intensificaron la campaña de estigmatización, deslegitimación y discurso de odio que, desde hace tiempo, vienen sosteniendo contra las defensoras y organizaciones que litigan o acompañan el caso y, de manera general, contra quienes defienden los derechos de las mujeres y los derechos sexuales y reproductivos en El Salvador.

Unos días antes de iniciar las audiencias, el 3 y 4 de marzo de 2021, la organización anti-derechos “Fundación Vida SV” publicó en redes sociales diversos mensajes que perpetúan la estigmatización, revictimización y criminalización de Manuela. Llegaron incluso a personificar el feto que ella perdió y a publicar imágenes de su autopsia, socavando poco a poco la imagen de Manuela y de quienes litigan y acompañan su caso y contribuyendo a la estigmatización de las mujeres jóvenes y en situación de pobreza que enfrentan procesos de criminalización en el marco de emergencias obstétricas debido a la absoluta penalización del aborto y el contexto criminalizador que existe en el país.

Especialmente grave y preocupante es el hecho que personas afines a dicha fundación llegaran a incluir en sus publicaciones una fotografía en la que aparece la víctima del caso, con su verdadero nombre, a pesar de que su identidad se encuentra reservada para resguardar la integridad de su familia. Los ataques con relación a este caso continuaron incluso durante el desarrollo de la audiencia, donde mensajes de esta naturaleza fueron difundidos a través del chat de la plataforma en la que se desarrolló.

Estas y otras formas de agresión relacionadas con el caso no son nuevas. El 29 de abril de 2020, el día previo a la celebración del foro virtual “10 años sin Manuela”, la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto El Salvador, representante en el caso, sufrió más de 13,000 intentos de sabotaje en contra de su página Web. En octubre de 2020, la Red Salvadoreña de Defensoras denunció que, en el marco de la celebración del 28 de septiembe, Día Internacional por la Despenalizacion del Aborto, grupos antiderechos reactivaron una campaña denominada “40 días por la vida”, dedicada a brindar información falsa, sostener campañas de desprestigio y calumnias sobre el trabajo de las defensoras de derechos humanos en el país, así como a cometer actos de hostigamiento y vigilancia, como los llevado a cabo ante “La Casa de Todas”, espacio utilizado por diversas organizaciones defensoras de derechos humanos. 

Estas campañas de estigmatización, hostigamiento y ataques se remontan a 2014, coincidiendo con el lanzamiento de la campaña “Libertad para los 17”, la cual, gracias al esfuerzo de organizaciones como la Colectiva Feminista o la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, contribuyó a dar una gran visibilidad internacional a la situación que enfrentan las mujeres en El Salvador, donde el aborto está absolutamente penalizado y hay mujeres condenadas a penas de hasta 40 años de prisión por un emergencias obstétricas, como en el caso de Manuela.  

Desde la IM-Defensoras y la Red Salvadoreñas de Defensoras de Derechos Humanos nos solidarizamos y reconocemos el trabajo fundamental que llevan a cabo las defensoras y organizaciones que acompañan el caso Manuela, el cual representa un importante precedente para todas las defensoras de los derechos sexuales y reproductivos de la región.

Repudiamos estos ataques y denunciamos la campaña de estigmatización, así como los discursos de odio y criminalizadores que estas compañeras enfrentan, exigiendo su cese inmediato y que las autoridades responsables adopten las medidas oportunas para ponerles un alto y evitar que el discurso de odio, misógino y antiderechos, siga propagándose impunemente en un país, El Salvador, que presenta una de los índices de violencia contra las mujeres más altos de la región,  con una tasa de femicidios de 3,3 por cada 100,000 mujeres, donde el pasado año las denuncias vinculadas a la violencia en contra de las mujeres incrementó en 70% y donde el Hospital Nacional de la Mujer “Dra. María Isabel Rodríguez”, solo entre los meses de enero y junio de 2020, había atendido 258 casos de embarazos de niñas de 10 a 14 años