#AlertaUrgente NICARAGUA / Policías y paramilitares afines al gobierno asedian y atacan las casas de mujeres activistas y ex-presas políticas

Las defensoras Katherine Hernández, Kosovo Estrada, Tania Muñoz y Violeta Granera, sufrieron ataques y hostigamiento en sus casas por parte de policías y paramilitares afines al gobierno de Daniel Ortega. El asedio se dio durante la noche del 5 de marzo y la madrugada del 6 de marzo en distintas partes del país.

Estas agresiones ocurren el día en que se aprobaron sanciones económicas por parte del gobierno de Estados Unidos contra tres funcionarios de la Policía Nacional y contra la institución policial entera. También se dan dos días antes del 8 de marzo, fecha en la que el movimiento de mujeres debería salir a marchar a las calles y realizar distintas actividades públicas. Con el cierre de los espacios cívicos y la escalada de violencia por parte del gobierno, las mujeres nicaragüenses tienen más de 10 años de no poder manifestarse libremente o defender derechos humanos sin sufrir asedio, amenazas, acoso e intimidación por parte del Estado.

Exigimos una vez más al gobierno de Nicaragua detener el acoso y la violencia contra las defensoras de derechos humanos y sus familias. Pedimos a la comunidad internacional mantener su atención sobre Nicaragua, en especial las mujeres nicaragüenses organizadas y el movimiento feminista, que no podrá ejercer su derecho a la libre expresión este 8 de marzo.

Nicaragua alerta urgente

[COMUNICADO] Asesinan a Isabel Cabanillas de la Torre, artista y activista de los derechos de las mujeres en Ciudad Juárez

Las 245 defensoras de derechos humanos que trabajamos en 24 estados de México e integramos la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos (RNDDHM) nos sumamos a la indignación y consternación por el asesinato de la defensora Isabel Cabanillas de la Torre, joven artista y activista de los derechos de las mujeres en Ciudad Juárez.

Isabel Cabanillas de la Torre, con 26 años de edad, desarrollaba su labor en la Iniciativa Feminista: Hijas de su Maquilera Madre. Colectiva que defiende la lucha política de los derechos de las mujeres, el derecho a decidir, la igualdad, la diversidad sexo-afectiva, la denuncia del feminicidio y desaparición de mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua; asimismo, se ha unido a la defensa del medio ambiente ante la posible instalación de una mina en el poblado colindante de Samalayuca, donde algunas de las compañeras de esta colectiva desde el año pasado viven un acoso constante en redes sociales por acompañar las acciones de oposición a la mina. Además, Isabel colaboró en la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez en su programa del Observatorio Ciudadano de Justicia en Chihuahua donde contribuía al monitoreo del sistema de justicia penal acusatorio y la situación de violencia contra las mujeres, incluyendo el feminicidio y la desaparición que acontece en esa ciudad desde 1993.

El asesinato de Isabel ocurre en una de las ciudades más peligrosas para ser mujer y ser activista. La Red Mesa de Mujeres en el 2019 registró 180 asesinatos de mujeres siendo un continuum del feminicidio y la violencia feminicida desde 1993. Esta situación ha detonado más de 400 recomendaciones de instancias de derechos humanos nacionales e internacionales como las del Comité CEDAW, señalando el deber de las autoridades de prevenir, atender, investigar y sancionar esta violencia que lacera a la ciudad, como a la reparación de daño y generar medidas de no repetición, cuestión que aún está pendiente de generarse.

Chihuahua, está en los primeros lugares de violencia contra personas defensoras de derechos humanos de México, por lo que el Mecanismo Nacional de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas instaló desde el 2016 una Alerta Temprana de Protección en esta entidad, sin embargo la situación de agresiones dirigidas contra defensoras de derechos humanos no ha cesado. A la lista de compañeras defensoras asesinadas en Chihuahua que integra a Susana Chávez, Josefina Reyes, Marisela Escobedo, Manuelita Solís y Miroslava Breach, se suma ahora, Isabel Cabanillas.

El Comité CEDAW, en sus Observaciones Finales al noveno informe periódico de México señaló la preocupación sobre la violencia que enfrentan las defensoras de derechos humanos y recomendó al Estado que tomara medidas concretas y efectivas para todas las entidades federativas, incorporando la perspectiva de género, de prevención, investigación y sanción de las agresiones contra periodistas y defensoras de derechos humanos que lleve al castigo de los responsables y adopte medidas para luchar contra la impunidad.

Y el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Situación de las Personas Defensoras de Derechos Humanos, Michel Forst, señalo en su visita a México en el 2017 que las mujeres defensoras de derechos humanos enfrentan riesgos no sólo por su labor, sino también por su género, así como reconoce que realizan su activismo en un contexto de violencia generalizada, incluyendo la violencia feminicida y el alto grado de impunidad, que enfrentan situaciones de violencia y la discriminación, incluso dentro de sus propias familias y comunidades, frente a esto, señala la importancia del análisis del impacto psicosocial de la violencia y generar medidas de protección para afrontar estos riesgos.

Por lo tanto, desde la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México exigimos a las autoridades de los tres niveles de gobierno que:

PRIMERO: Se garantice una debida investigación con perspectiva de género del asesinato de Isabel Cabanillas sin descartar que pueda ser un feminicidio, reconociendo su labor de artista y activismo a favor de los derechos de las mujeres y que lleve a la sanción de quién o quienes resulten responsables de estos hechos. Además de la correspondiente reparación del daño.

SEGUNDO: Instale medidas que garanticen la protección para las defensoras de derechos humanos en Ciudad Juárez y en todo el Estado; esto implica integrar las denuncias que correspondan, favorecer el seguimiento de la investigación, así como transparentar las acciones en la medida de no entorpecer el proceso que lleve a garantizar la disminución de impunidad ante estas agresiones.

TERCERO: Se generen mecanismos de participación para las personas defensoras de derechos humanos a partir de su labor de defensa, esto para cumplir con la obligación del Estado de respeto, promoción y garantía de los derechos humanos. Además de las múltiples recomendaciones que tienen en su haber, especialmente las vinculadas a la prevención, investigación, sanción, reparación e instalación de medidas de no repetición sobre la violencia contra las mujeres.

 

RED NACIONAL DE DEFENSORAS DE DERECHOS HUMANOS EN MÉXICO

 

¡Ni una más!
¡Protección Ya!
Las defensoras somos semillas de cambio.